Ácaros en limonero, ¿qué daños causa? ¿cómo combatirlo? | IdaiNature | Productos bioestimulantes y de biocontrol
 In Blog, Sabías Qué…

Los ácaros son una subclase de arácnidos de pequeño tamaño formada por numerosas especies. Podemos encontrarlos en todo tipo de hábitats y tienen una alimentación muy variada.

En este artículo nos centraremos en los ácaros fitófagos. Éstos se alimentan generalmente de la primera capa de células de hojas y frutos, inyectando sustancias que digieren los tejidos celulares y posteriormente reabsorbiéndolas.

Son una plaga de gran relevancia en los cítricos porque pueden producir grandes daños en hojas, brotes y frutos, y provocar importantes pérdidas económicas.

A continuación, os contamos qué debemos saber para evitar la plaga o detectarla lo más tempranamente posible y minimizar su impacto en nuestro cultivo:

  • ¿Qué ácaros afectan al limonero?

En cítricos encontramos principalmente dos tipos de ácaros:

  • Eriófidos: son muy pequeños para verlos a simple vista (alrededor de 0,2 mm)

Entre los más conocidos se encuentran el ácaro de las maravillas (Aceria sheldoni) y el ácaro del tostado (Phyllocoptruta oleivora).

  • Tetraníquidos: son más grandes (unos 0,5 mm)

Destacamos el ácaro rojo (Panonychus citri), el ácaro oriental (Eutetranychus orientalis), la araña roja (Tetranychus urticae) y el ácaro de Texas (Eutetranychus banksii).

 

  • Condiciones favorables para su desarrollo:

Los ácaros que podemos encontrar en los cítricos, generalmente, prefieren temperaturas elevadas y baja humedad. Esto se traduce en que debemos estar muy alerta en zonas secas y en temporada estival, porque es cuando se pueden dar más fácilmente grandes ataques a los cultivos.

  • ¿Qué daños causan?

Podremos observar distintos tipos de daño según la especie de ácaro que ataque al cultivo. En líneas generales serían:

  • Eriófidos: Deformaciones en brotes y frutos
  • Tetraníquidos: Decoloraciones y/o manchas en hojas llegando a perderlas si el cultivo está debilitado y decoloraciones y/o manchas en fruto, pudiendo también afectar al calibre de éste si es un fruto joven.

Además, también pueden transmitir enfermedades entre las plantas de las que se alimentan.

  • ¿Cómo podemos detectarla?

Debido a la gran variedad de especies que hay, podemos encontrarlos en cualquier parte del cultivo.

Será importante tener a mano una lupa para poder observar la presencia de ácaros eriófidos y también estar atentos a las sedas que pueden producir algunas especies de tetraníquidos.

  • ¿Cómo le hacemos frente?

La mejor forma de combatir una plaga siempre es mediante la prevención. El correcto manejo de la parcela es esencial para evitar grandes daños:

  • Mantener un riego adecuado según las condiciones climáticas.
  • Evitar el exceso de abonado.
  • Favorecer la biodiversidad de la parcela/invernadero y permitir así la aparición de depredadores naturales.

Es importante prestar especial atención en la época estival cuando las temperaturas sean altas y el ambiente muy seco.

Si a pesar de todo observamos la aparición de altas poblaciones de ácaros, deberemos utilizar un tratamiento específico.

Desde Idai Nature, como expertos en biocontrol, te proponemos el uso de OROCIDE (Nº registro: ES-00867) como solución natural, formulada a partir del aceite de naranja, por su efectividad contra esta plaga y porque no crea resistencias.

Recent Posts

¿Quieres trabajar con nosotros? Contactemos