Cómo eliminar de forma natural el oídio en melocotonero – IdaiNature | Productos bioestimulantes y de biocontrol
 In Blog, Sabías Qué…

El oídio, también conocido como cenicilla, es una enfermedad que en los frutales de hueso la causan los hongos Sphaerotheca pannosa y Podosphaera tridactyla y que afecta principalmente y de forma más importante al melocotonero, así como, al nectarino y al albaricoquero.

Es importante detectar su presencia a tiempo, ya que, puede llegar a causar grandes daños en los cultivos, y podremos hacerlo observando e identificando las características manchas de polvillo blanco algodonado que aparecen en hojas, brotes y/o frutos.

Seguidamente, desarrollamos la información básica acerca del oídio para evitarlo o, llegado el caso, minimizar su impacto en los frutales de hueso:

  • Ciclo del hongo:

Durante el invierno, el hongo genera el micelio para nutrirse y conserva sus esporas en unas estructuras llamadas cleistotecios.

Con la llegada de la primavera se produce la liberación de las esporas que ayudarán al hongo a propagarse y a colonizar nuevas partes del cultivo. Su desarrollo se verá favorecido en ambientes húmedos con temperaturas suaves. Las lluvias y las altas temperaturas que se pueden llegar a alcanzar en verano, ayudarán a ralentizar la infección.

Hasta el otoño el hongo seguirá propagándose en mayor o menor medida, según las condiciones ambientales, y volverá a producir cleistotecios para resguardar las esporas durante el invierno.

  • Principales daños:
  • Directos: Debilitamiento del cultivo por alimentarse de él y su producción cuando el hongo ataca directamente en yemas o frutos recién formados.
  • Indirectos: Pérdida de capacidad fotosintética por la falta de luz al cubrir el hongo el haz de las hojas y dificultad respiratoria cuando el hongo cubre el envés. Estas dificultades provocan que pueda darse una inmadurez de los frutos y que éstos tengan una menor calidad.

 

  • ¿Cómo lo detectamos?

Como se ha indicado anteriormente, el hongo genera un polvillo blanco de textura algodonosa que puede verse en hojas, brotes y/o frutos.

Hay que estar atentos y observar bien cuando se combinen temperaturas suaves con alta humedad ambiental porque es cuando más rápido se desarrolla y es más fácil detectar su presencia.

  • ¿Cómo lo combatimos?

Para tratar de evitar su presencia en nuestra parcela es muy importante que realicemos un manejo adecuado. La prevención siempre es nuestra mejor arma contra cualquier tipo de plaga o enfermedad.

Así pues, sería recomendable:

  • Adecuar el riego según las condiciones ambientales.
  • Evitar el exceso de abonado.
  • Eliminar malas hierbas.
  • Favorecer la aireación.

Además, siempre podemos ayudarnos de productos específicos para hacerle frente y evitar graves daños en el cultivo.

Desde Idai Nature te aconsejamos el uso de soluciones naturales como el OROCIDE (Nº registro: ES-00867), formulado a partir de aceite de naranja al 6%, por su alta efectividad y porque no crea resistencias.

Recent Posts

¿Quieres trabajar con nosotros? Contactemos