Las enfermedades de madera de la vid y su prevención – IdaiNature | Productos bioestimulantes y de biocontrol
 In Blog, Sabías Qué…

¿Qué se entiende por enfermedades de madera de la vid?

Las enfermedades de madera de la vid (EMV) son consecuencia del ataque de un grupo de hongos que se encuentran presentes en las viñas desde hace años y que atacan y colonizan la madera de la viña. Entre los síntomas de estas enfermedades, se encuentran la decoloración y necrosis de la madera y la infección del sistema vascular, manchas o clorosis foliares con patrones característicos como la aparición de decoloraciones internerviales y en los bordes de las hojas, retraso en la brotación y muerte de yemas, abortos florales, disminución de la productividad de la cepa e incluso la muerte eventual de la misma.

¿Cuál es la situación de las EMV en España?

No existen datos oficiales de monitoreo a nivel nacional de la incidencia de estas enfermedades en el viñedo español. Sin embargo, sí hay reportes a nivel de CCAA y de Instituciones científicas, en los cuales se muestra, que con el paso de los años el problema ha empeorado.

Desde la Comunidad Valenciana ya se reportaba en el 2013 que el 10% del viñedo valenciano estaba afectado y 2 años después aparecieron en distintos medios que el 20% de la viña extremeña tenía este problema. Un estudio del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León en el 2015, informó que la incidencia de EMV en 5 DOP de esa Comunidad oscilaba entre 2,5 y 5,7%. Otros reportes independientes más recientes, hacen referencia a una incidencia de más del 10% en la zona de La Rioja.

¿Cómo controlar las EMV?

A diferencia de otras enfermedades como oídio y mildiu, el gran desafío para el control de las EMV radica en el periodo indeterminado de latencia de los fitopatógenos que atacan la madera de la viña. Esto se traduce en un estado asintomático en la planta que permite el progreso de la enfermedad dentro de la misma, sin señales obvias que permitan al agricultor asumir alguna medida paliativa o de profilaxis.

Hasta la fecha, no existe un producto curativo para este problema por lo que todos los esfuerzos están enfocados a la prevención tanto a nivel de viveros como en el campo.

Es importante recordar que los patógenos causantes de EMV tienen una ventana temporal de infección de hasta 4 meses y que una herida de madera en una cepa de vid puede demorar hasta 2 años en cicatrizar completamente.

Algunas familias químicas (triazoles y estrobirulinas) tienen acción fungicida, tanto in vitro, como en la protección de la herida de madera. La desventaja de los agentes químicos es, que su acción es principalmente de contacto y que, su sistemia, si la tienen, está limitada en el tiempo.

Las ventajas de usar microorganismos antagonistas de los fitopatógenos de la vid es principalmente que una vez colonizada la herida en la madera, difícilmente puedan entrar estos patógenos. Entre los más testados están los Bacillus subtillis y hongos del género Trichoderma sp. Además de su efecto protector a más largo plazo que los agentes químicos, el control biológico tiene la ventaja que la aparición de resistencias en los patógenos es prácticamente nula.

Esquive, solución eficaz para la prevención de las EMV

Esquive es un formulado a base de esporas de Trichoderma atroviride I 1237 (Nº. 25961) autorizado para el control de yesca, eutipiosis y Brazo negro muerto (BDA). No es la única tricoderma registrada para estos usos, pero sí la que tiene a su favor el mayor número de ensayos que avalan su eficacia. La actividad fungicida y de control de Esquive ha sido probada en condiciones de laboratorio, in vivo, a nivel de viveros y en el campo, en relación con la protección de las heridas de poda

Con Esquive, no solo protegemos la parte superficial de la herida en la madera, sino también, las zonas más profundas alejadas del corte, pues T atroviride I12 37 puede sobrevivir dentro de la vid por largos periodos de tiempo, evitando que otros hongos se asienten en ese espacio que ha colonizado.

En cuanto a la rentabilidad de Esquive; teniendo en cuenta los gastos por replantación de nuevas cepas y pérdidas de productividad /ha por EMV, hemos podido establecer que proteger con Esquive 1 hectárea de vid, resulta entre 7 y 10 veces más rentable para el agricultor que no incluir este tratamiento dentro del protocolo de medidas profilácticas de prevención de yesca y eutipiosis.

Recent Posts

¿Quieres trabajar con nosotros? Contactemos