Eliminar de forma natural la mosca blanca en tomate
 In Blog, Sabías Qué…

La mosca blanca es una de las plagas que más daños causa al tomate en España. Pertenece a la familia Aleyrodidae, donde hay más de 1.500 especies, como por ejemplo Bemisia tabaci y Trialeurodes vaporariorum.

Se trata de insectos homópteros con un aparato bucal picador-chupador que se alimentan de la savia de las plantas y que pueden causar grandes perjuicios en ésta y así afectar también a la calidad del fruto.

Seguidamente, repasamos la información esencial que debemos conocer para evitar esta plaga e intentar minimizar sus daños:

  • Ciclo de la plaga

Los huevos son depositados en el envés de las hojas y con la llegada de la primavera y el aumento de las temperaturas empiezan a eclosionar. De ellos saldrán las larvas de primer estadio. Éstas poseen patas y pueden moverse por la hoja pero suelen fijarse en zonas próximas al lugar de la puesta. Tras producirse la muda, se generarán larvas ya inmóviles de segundo estadio que pasarán al tercer y cuarto estadio a medida que vayan creciendo.

Finalmente, del cuarto estadio saldrá un adulto con alas que podrá desplazarse a otras plantas. Todo este proceso podría ocurrir en hasta 30-40 días, dependiendo de las condiciones ambientales.

  • ¿Qué daños causa?

Pueden causar importantes daños directos e indirectos:

  • Directos: Al tratarse de insectos chupadores, se alimentan de la savia de la planta, debilitándola e impidiendo su funcionamiento normal. Así, se obtendrán menos frutos y serán de peor calidad.
  • Indirectos: Al poder trasladarse entre distintas plantas pueden transmitir enfermedades como el virus del rizado amarillo del tomate (TYLCV), virus de la clorosis del tomate (ToCV) o madurez irregular del tomate (TIR).

También pueden causar daños con las melazas que segregan puesto que favorecen el desarrollo de hongos (como la negrilla) y bacterias en la planta y en el fruto.

  • ¿Cómo podemos detectarla?

Como hemos mencionado anteriormente, la mosca blanca es un insecto chupador y, por ello, la encontraremos en el envés de las hojas porque es donde se alimenta con mayor facilidad puesto que es ahí donde están los estomas que realizan el intercambio gaseoso de la planta y la pared celular es más fina.

  • ¿Cómo le hacemos frente?

Lo principal siempre será la prevención y el correcto manejo de nuestra parcela. Algunos consejos útiles serían:

  • Mantener un riego adecuado según las condiciones climáticas.
  • Evitar el exceso de abonado.
  • Favorecer la biodiversidad de la parcela/invernadero y permitir así la aparición de depredadores naturales.

Un aspecto esencial será que observemos la parte posterior de las hojas cada pocos días para detectar su aparición lo antes posible.

Si, a pesar de haber puesto en práctica estas medidas, la población de mosca blanca se descontrola, deberemos utilizar un tratamiento específico.

Desde Idai Nature, como expertos en biocontrol, te proponemos el uso de OROCIDE (Nº registro: ES-00867) como solución natural, formulada a partir del aceite de naranja, por su efectividad contra esta plaga y porque no crea resistencias.

Recent Posts

¿Quieres trabajar con nosotros? Contactemos